¿Requisa en Telecom?

[Publicado el 1 de abril de 2020 en Reforma]

El presidente Andrés Manuel López Obrador podría hacer la requisa de las redes públicas de telecomunicaciones, las estaciones de radiodifusión, los sistemas de comunicación vía satélite, los bienes necesarios y podría también utilizar al personal de los concesionarios, en situaciones como la que afecta a nuestro país con el COVID-19, conforme a la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTR). También a través del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) podría rescatar las frecuencias del espectro radioeléctrico o de recursos orbitales por interés público y seguridad nacional. Para ambos supuestos, tendría que pagar las indemnizaciones correspondientes.

Dicho lo anterior y aunque las telecomunicaciones son actividades esenciales para la economía, salud, educación y demás, difícilmente podría suceder la requisa o el rescate, pues hoy día los concesionarios de telecomunicaciones y radiodifusión son aliados en el remedio de los males, amén de que sería un error garrafal pretender sustituirlos en lo que está funcionando.

Prioridad, Boletines y Encadenamiento. Los concesionarios están obligados a dar prioridad a las comunicaciones de las autoridades en situaciones de emergencia como la que vivimos. Además, está la obligación de los concesionarios a transmitir gratuitamente y de manera preferente los boletines y mensajes de cualquier autoridad con medidas para la emergencia pública y con información de salubridad general y protección civil. A esto se le suma la posibilidad de exigir que las estaciones de radio y televisión transmitan en cadena nacional la información que es de trascendencia para la Nación. Todo lo anterior está en la LFTR.

¿Empresas solidarias? El IFT anunció que las empresas móviles enviarían gratuitamente mensajes de texto con información del gobierno federal y el acceso a páginas del gobierno federal sobre COVID-19 sería sin consumir los datos de los ciudadanos. Esto es muy limitado, pero además contrasta con el ofrecimiento público de las pequeñas empresas de telecomunicaciones que atienden zonas suburbanas y rurales y que están agremiadas en la Asociación de Telecomunicaciones Independientes de México (ATIM). La ATIM ofreció incrementar la velocidad a internet a todos sus clientes y a los clientes de televisión restringida acceso a la barra educativa, noticieros y cultura del Sistema Público de Radiodifusión (SPR) que preside Jenaro Villamil. Además, la ATIM garantiza sus servicios durante la emergencia incluso a los clientes que no puedan pagar, es una Línea de Vida. Los concesionarios deben sumarse proveyendo acceso gratuito al menos también a páginas de interés como la de la Organización Mundial de la Salud, las de la SEP y cultura. En Ciudad de México bien haría Telmex de abrir más capacidad a los puntos de acceso gratuito. Hoy es cuando se debe demostrar la solidaridad y en telecomunicaciones es fundamental.

Negar el acceso. Un llamado urgente a las autoridades para que sus mensajes sean accesibles a personas con distintos tipos de discapacidad y esto incluye aquellos en redes sociales. Ejemplos de inaccesibilidad. El Senado que preside Mónica Fernández sacó un video “El Senado en Corto” que olvida que no todos los mexicanos ven, omitió incluir verbalmente lo que pone en texto y olvidó la interpretación en Lengua de Señas Mexicana (LSM). La Secretaría de Cultura a cargo de Alejandra Frausto difundió un excelente video sobre recorridos virtuales, documentales, teatro, etcétera, cometiendo el mismo error que el Senado. El Centro de Producción de Programas Informativos y Especiales (CEPROPIE) dirigida por Erwin Neumaier insiste en poner en un pequeño recuadro al intérprete en LSM que incumple con el tamaño para que los sordos puedan recibir la información de lo que se dice en las mañaneras y en el informe diario. Y ni hablar de empresas como Milenio que se atreven a poner su logo justo donde está el intérprete en LSM. ¿Hasta cuándo la accesibilidad?

Print Friendly

Deja un comentario