Discapacidad y COVID-19, ¿discriminación?

[Publicado el 18 de marzo de 2020 en Reforma]

Si somos sordos o con discapacidad auditiva, lo que diga el Subsecretario Hugo López Gatell y su equipo en los Informes Diarios es totalmente inaccesible. A pesar de la obligación del Estado mexicano de informar a todos -tengamos o no una discapacidad-, así como su obligación en virtud de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de que en situaciones de riesgo debe tomar “todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad y la protección de las personas con discapacidad”, hoy se está segregando a las personas con discapacidad auditiva, privándolas de la posibilidad de informarse oportunamente de lo necesario para prevenir el COVID-19 y proteger a sus familias. Más aún, en tiempos de emergencia como el que estamos viviendo en el cual se pide aislamiento social, las personas con discapacidad son susceptibles de un riesgo mayor de abuso o abandono.

LSM y Subtítulos. La Lengua de Señas Mexicana (LSM) es la lengua materna de muchos mexicanos sordos, por lo cual debe haber la interpretación en LSM en los anuncios oficiales y más cuando la integridad y la vida están de por medio. Por otra parte, hay personas que son o se vuelven sordas y que no hablan LSM por lo cual requieren del subtitulaje.

Las conferencias mañaneras del presidente Andrés Manuel López Obrador sí tienen interpretación en LSM y posteriormente se ponen las versiones estenográficas, pero no cuentan con subtítulos simultáneos con lo cual se excluye a los sordos que no hablan LSM o bien, les retrasan su acceso a la información hasta que suban a internet las versiones estenográficas.

Los Informes Diarios de COVID-19 carecen de todo: ni interpretación en LSM, ni subtítulos, ni versión estenográfica (la última que hay es del informe de 11 de marzo pasado, ¡imagínese usted!). Indispensable que en la Coordinación de Comunicación Social a cargo de Jesús Ramírez Cuevas escuchen y tomen en cuenta la opinión de personas con distintos tipos de discapacidad para evitar lo que hoy día sucede. Además, debe existir LSM y subtítulos en tiempo real, no es una u otra, son las dos. Y los recuadros con los intérpretes de LSM deben ampliarse ¡para que se vean bien y se entienda lo que comunican!

Amparo. La Coalición de Personas Sordas A.C. con el apoyo de la abogada Cecilia Guillén, lograron la orden judicial valiente y decidida del Juzgado Décimo Tercero en materia Administrativa en la Ciudad de México a través de Alejandra Guadalupe Pérez Cerisola, para que de inmediato las autoridades federales y locales utilicen LSM en sus comunicaciones, así como para que informen si en los centros de salud se proveen interpretación en LSM.

Si en México se hubiera implementado lo que desde hace muchos años se ha propuesto al Congreso de la Unión y al Ejecutivo Federal respecto al establecimiento de centros de relevo como en Colombia, otro gallo cantaría (https://bit.ly/3a0bGvw). Los centros de relevo sirven de enlace a través de videoconferencias para que exista comunicación entre personas sordas y oyentes. Con el centro de relevo una persona sorda puede ir a un hospital y comunicarse con el personal de salud; puede asistir a los juzgados para hacer valer sus derechos; puede realizar un sinfín de actividades sin necesitar a una persona en sitio que le traduzca. ¿Hasta cuándo se convertirá en realidad en México los centros de relevo?

 Derecho con Braille. La Facultad de Derecho de la UNAM implementó por vez primera la carrera de Derecho para personas con discapacidad visual bajo la dirección del Dr. Raúl Contreras, ofreciendo equipo que traduce textos a Braille. Este tipo de acciones a favor de la igualdad debieran extenderse con la ratificación del doctor Contreras como director de dicha Facultad.

Print Friendly
Entrada anterior:
Entrada siguiente:

Deja un comentario