Donde anida la corrupción…

[Publicado el 19 de febrero de 2020 en Reforma]

Las contrataciones públicas son el mecanismo para lograr las mejores condiciones para el Estado en cuanto a adquisiciones, arrendamientos, servicios y obra pública, al tiempo que pueden fomentar mercados en competencia y promover fines sociales tales como el apoyo a microempresas. Sin embargo, es precisamente en las contrataciones públicas donde la corrupción florece y donde debe combatirse.

Procedimientos. Las contrataciones públicas deben realizarse por licitación pública y sólo por excepción debe ser por adjudicación directa (p. ej. por montos pequeños, por titularidad de una patente) o invitación a cuando menos 3 proveedores. El problema es que la excepción se convierte en regla y la falta de supervisión oportuna y profunda, hace que quienes abusan de la excepción queden impunes. Ahí la labor de la Secretaría de la Función Pública que dirige Irma Eréndira Sandoval es fundamental, al igual que la de sus homólogos en las entidades federativas. Cobran relevancia las recientes adjudicaciones directas en el gobierno de la Ciudad de México que deberá investigar y, en su caso, sancionar el contralor general Juan José Serrano.

Investigación de mercado. Ésta debe ayudar a que la autoridad se dé una idea de la estructura del mercado, de los oferentes potenciales, de los precios, etc. La investigación de mercado jamás puede ser la justificación para adjudicar directamente a quien dio la mejor cotización, toda vez que las empresas suelen incluir precios más elevados en las cotizaciones y en una licitación ofrecen mejores precios por la presión competitiva.

Colusión. El caso emblemático del acuerdo entre licitantes en perjuicio de los mexicanos es el del Instituto Mexicano del Seguro Social cuando realizó procesos para la adquisición de insulina humana y soluciones electrolíticas y sueros (2003-2006) con un sobreprecio de 57.6% y 2.9%, respectivamente, afectando al erario con aproximadamente 622.7 millones de pesos de 2014 (Cofece). Adicionalmente, la Cofece ha llevado a cabo procedimientos para sancionar ese tipo de prácticas como aquel del servicio de monitoreo de medios (2015) donde los competidores se pusieron de acuerdo desde la investigación de mercado para enviar las cotizaciones y luego la empresa que ganaba la licitación subcontrataba a sus competidores.

Accesibilidad. En la Unión Europea y en EUA el incluir en las contrataciones públicas la obligación de que los equipos y servicios sean accesibles a personas con discapacidad ha demostrado que este tipo de contrataciones son un mecanismo inmejorable para lograr que las empresas consideren la accesibilidad como un requisito fundamental. ¿Quieres venderle al gobierno? Entonces tienes que ser accesible a personas con discapacidad. La Unión Internacional de Telecomunicaciones y el G3ict compilaron las mejores prácticas para la accesibilidad en contrataciones públicas (https://bit.ly/2P28Jlt). México podría asumir esas mejores prácticas, pues el “dar puntos extras” cuando una empresa tiene trabajadores con discapacidad es insuficiente, por decir lo menos.

Incumple Segob amparo. El amparo otorgado para que la Secretaría de Gobernación establezca horarios en televisión abierta que protejan a la niñez mexicana y sean congruentes con la política del Estado Mexicano, ha sido incumplido. El Subsecretario de Gobierno, Ricardo Peralta, de una sentencia de 170 páginas, tomó 3 renglones que se referían al caso de España, los sacó de contexto y dijo que cumplió el amparo; sin embargo, dejó intocados los horarios que ordenó la Justicia Federal modificar para proteger a la niñez de contenidos inapropiados para su desarrollo armónico, argumentando Segob el “autocontrol del consumo mediático” por parte de niñas, niños y adolescentes, el “derecho de la adolescencia al esparcimiento”, y las “nuevas comunicaciones convergentes”. ¿Hasta cuándo el desdén por la niñez mexicana que consume 4 horas 34 minutos al día de televisión abierta sin importar su clase social (IFT)?

Print Friendly
Entrada anterior:
Entrada siguiente:

Deja un comentario