¿Morir por Inanición?

[Publicado el 25 de septiembre del 2019 en Reforma]

La pluralidad en los medios de comunicación es un valor esencial de una democracia, y dentro de estos, los medios públicos deben cumplir una misión insustituible. Parece que esta importancia ni siquiera se asomó en el diseño del Paquete Económico. Los medios públicos como Canal 22 dirigida por Armando Casas, Canal Once a cargo de José Antonio Álvarez Lima, el Instituto Mexicano de la Radio (IMER) bajo la batuta de Aleida Calleja, Radioeducación dirigido por Gabriel Sosa Plata y el Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano presidida por Jenaro Villamil, en el mejor de los casos, recibirán un marginal incremento que visto en perspectiva pareciera digno de los gobiernos “neoliberales” que buscan asfixiar estos espacios. Veamos.

Presupuestos. De aprobarse el presupuesto de egresos de la Federación como lo propone el secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera, después de 11 años Canal 22 estaría recibiendo casi 30% menos de presupuesto, Canal Once 2% más, el IMER 8% más y Radioeducación ni 1% incrementaría. En el caso del SPR por su reciente creación no es posible este comparativo. Lo cierto es que no se necesitan estudios económicos para comprender que estas cifras lejos de alentar medios públicos con recursos suficientes, se les piden acciones heroicas para poder cumplir con su función de informar, dar espacio a la expresión de la diversidad y pluralidad de ideas, producir contenidos audiovisuales relevantes, fomentar la integración nacional, etc.

Fiestas Patrias. Con motivo de las fiestas patrias en un esfuerzo coordinado sin precedentes, estos medios públicos elaboraron interesantes cápsulas informativas con motivos históricos, culturales, musicales y sobre mujeres en la Independencia (www.imer.mx/independencia), además de que difundieron programación específica de manera simultánea desde las 16:30 horas exaltando la identidad nacional, aprovechando su infraestructura y sin requerir equipos o apoyos externos. Estos medios trascendieron a la tradicional radio y televisión abierta y se situaron también en el ciberespacio. ¿Por qué condenar a la inanición presupuestal a estos medios?

El Grito. El aspecto polémico del primer Grito por parte del presidente Andrés Manuel López Obrador fue que la Secretaría de Gobernación ordenó a todos los radiodifusores difundir en cadena nacional de las 22:50 horas por aproximadamente 45 minutos el Grito que estaba siendo grabado por el SPR y los medios públicos. Se estiró mucho la liga de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión que ordena la cadena nacional “cuando se trate de informaciones de trascendencia para la Nación” (art. 255) y más cuando se escuchó a Eugenia León cantar y decir en cadena nacional “Paloma canta junto a la orquesta que todo México está de fiesta, Cantando ahuyenta de aquí los males y a tantos buitres neoliberales”. ¿Cómo ve?

En contraste los ciudadanos agradecimos la sencillez del evento. La anterior tradición de pasillos de Palacio Nacional llenos de invitados muy cuidadosamente seleccionados era palaciega, imitando a las monarquías que veían pasar y aplaudían a sus monarcas. ¡Qué bueno que se dejó esa práctica! Qué bien que haya un distanciamiento de las actitudes de la actriz Angélica Rivera modelando en Los Pinos para Marie Claire (en la casa que hoy sabemos construyeron exprofeso para ella y con cargo a nuestros recursos) y con su vestido rojo de princesa en el Grito de 2018, con aquel de la doctora Beatriz Gutiérrez de los diseñadores mexicanos Mussi.

Despertando con AMLO. ¿Qué ciudadano escucha completas las Mañaneras del presidente Andrés Manuel López Obrador? Ninguno, salvo que sea parte de su trabajo. De ahí lo relevante del proyecto de producción independiente “Despertando con AMLO” con Isamar Witker que en 5 minutos proporciona una síntesis de la Mañanera a través de redes sociales (@WakingUpConAMLO). Agradezco como ciudadana esa síntesis y les deseo mucho éxito.

 

Print Friendly
Entrada anterior:
Entrada siguiente:

Deja un comentario