Inteligencia Artificial, ¿piedra para AMLO?

[Publicado en Reforma el 24 de octubre de 2018]

Si las políticas públicas durante el sexenio de Andrés Manuel López Obrador no consideran debidamente a la Inteligencia Artificial (IA), México, país de abrumadoras desigualdades, se convertirá en un abismo sin fondo para muchas personas. Se estima que el 19% de los empleos en México se verán reemplazados y/o afectados por la automatización, con mayor repercusión en el sector de manufactura y construcción (Embajada Británica, Oxford Insights y C Minds, 2018).

La IA es un concepto amplio que abarca <!–more–> muchas técnicas (p. ej. máquinas que aprenden), donde el común denominador es la existencia de hardware (cómputo), software (programación) y grandes cantidades de datos, los cuales permiten no sólo ejecutar comandos sino también que los equipos con IA aprendan de los datos, patrones y sistemas para proporcionar soluciones (¡o complicaciones!). A la IA comúnmente se le identifica con el automóvil que carece de conductor, el reconocimiento facial para identificar sospechosos, el reclutamiento de personal a través de cómputo, el diagnóstico de enfermedades, etcétera. Desde repercusiones económicas hasta en la libertad de expresión y con preocupaciones éticas, la IA está cambiando el mundo.

Distribución de la riqueza. El gran reto es lograr que la IA se convierta en generación de oportunidades para todos, en lugar de sólo riqueza para unos y conflictos sociales para muchos. Jeffrey Sachs recuerda que si la IA sólo se guía por la lógica de mercado, la distribución de la riqueza será totalmente inequitativa. A diferencia de las anteriores revoluciones económicas, con la IA se sustituirán muchos empleos de personas altamente capacitadas, por lo cual los empleos en riesgo no son sólo de personas de bajo nivel educativo, de acuerdo a Sachs. Sachs incluso propone un impuesto a las grandes compañías tecnológicas para que las AI sirvan al interés público en lugar de a la presión del sector privado. ¿Qué hará el gobierno de López Obrador?

Discriminación. Se ha demostrado que la IA al aprender de los datos y procesos del pasado, replica las discriminaciones. Así, Amazon creó una herramienta para la contratación de personal técnico que, aunque diseñada neutra para cuestiones de género, resultó que discriminaba a las mujeres toda vez que el sistema aprendió que los candidatos hombres eran preferibles debido a que en el pasado se habían contratado más hombres que mujeres. Con el compromiso por la diversidad, Amazon dejó de utilizar esa herramienta.

¿Adiós abogados y médicos? Se ha dicho que la IA desplazará mucho en el área de servicios. En los abogados existirán sistemas que permitan elaborar una demanda, un contrato, obtener todas las leyes y jurisprudencias del Poder Judicial de la Federación para resolver los casos. Lex Machina es un proyecto iniciado en Stanford University que provee de casos y leyes, información sobre jueces, historia de los clientes, así como predicciones sobre el resultado de un litigio en propiedad intelectual y competencia económica. Interesante que el servicio es gratuito para jueces, estudiantes, académicos y organizaciones sin fines de lucro. Para el caso de la medicina el típico ejemplo es el de la sustitución de la interpretación del radiólogo por el equipo de IA; sin embargo, estudios muestran que más que sustitución debe ser un auxiliar en el diagnóstico.

Autoridades. Para que la IA sea instrumento de desarrollo y de distribución equitativa de la riqueza, en lugar de la piedra en que se tropiece el proyecto de Nación de López Obrador, deben estar involucradas al menos la Subsecretaría de TIC, la Secretaría de Economía, la Secretaría del Trabajo, la Secretaría de Educación Pública, el Conacyt y la Estrategia Digital Nacional, que estarán respectivamente a cargo de Salma Jalife, Graciela Márquez, Luisa María Alcalde, Esteban Moctezuma, María Elena Álvarez-Buylla y Raymundo Artis. También deben estar el Instituto Federal de Telecomunicaciones que ya prevé algo de IA en su visión 2019-2023, la Comisión Federal de Competencia Económica, el Instituto Nacional de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (o el ente público que lo sustituya para la protección de datos personales).

Print Friendly
Entrada anterior:
Entrada siguiente:

Escrito por:

Publicado el: 29 octubre, 2018

Categoría: Inteligencia Artificial

Vistas: 180

Tags: , , , , ,

Deja un comentario