¿Censura del IFT?

[Publicado en Reforma el 1 de febrero de 2017]

Es censura por parte del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) –se dice-, lo que en otros países democráticos se llamaría cumplimiento de la Constitución y la ley. Senadores, periodistas y hasta la Arquidiócesis de México, han satanizado al IFT y sus Lineamientos sobre Defensa de Audiencias. El trasfondo es el cambio en las prácticas comerciales de vender publicidad incorporada dentro de la programación sin identificarla.

Opinión de noticia. El deber de diferenciar con claridad la información noticiosa de la opinión está en la ley (256 f III), no fue ocurrencia del IFT. Basta con que el comunicador diga “Opino”, “Creo” o similar. Falso que el IFT obligue a incluir cortinillas como dijo Carlos Loret de Mola, porque eso es optativo para el concesionario. ¿Es censura pedir que se distinga opinión de la información? No, porque nada limita al comunicador de expresar libremente lo que guste. ¿Genera un chilling effect o efecto silenciador? No, sólo da transparencia.

Veracidad y oportunidad. El derecho de las audiencias es una derivación del derecho a la información, por lo que le es aplicable la oportunidad a que se refiere el artículo 6º de la Constitución cuando se trata de noticieros. Con la subjetividad que señala Sergio Sarmiento, la veracidad es un requisito también en nuestra Carta Magna según la reforma aprobada precisamente por los mismos senadores que ahora la cuestionan. La definición de veracidad de los Lineamientos copia textualmente aquella de la Suprema Corte de Justicia de la Nación e incluso la acota únicamente a los hechos, entonces ¿ahora dirán que también la Corte está haciendo censura? (Tesis jurisp. 2006168).

Publicidad en programación. La ley reconoce un derecho de los concesionarios de comercializar espacios dentro de la programación (p. ej. productos exhibidos en la trama del programa). Los Lineamientos cumpliendo la obligación de la ley que se diferencie con claridad la publicidad del programa (256 f. IV), recogen parte de la experiencia de Reino Unido (RU) que incluye el símbolo .

Sin embargo, los Lineamientos son light en comparación a RU porque allá por regla general está prohibido este tipo de publicidad dentro de la programación –igual que en la Unión Europea-. En RU sólo se permite en películas, series, deportes y light entertainment. Además no se puede referir a las características del producto. Debe decirse que contrario a lo que ha escrito David Páramo, la regulación de RU es aplicable a todos los radiodifusores y no sólo a medios públicos (ver Ofcom Broadcasting Code). En EUA se penaliza a los que incluyan publicidad en programas para niños, tomando todo el tiempo del programa como si fuera publicidad. Aquí nada de eso.

¿Discriminación a producción nacional? No. Las audiencias tienen derechos ya sea que las producciones sean nacionales o extranjeras. La única particularidad es que si la producción extranjera incluye espacios comercializados no estarán obligados a incluir el símbolo, ni contará contra el máximo de publicidad permitido. Esto refleja lo que otros países democráticos han hecho, pero en una versión light, porque los concesionarios mexicanos podrían darle la vuelta encargando a un extranjero la producción de programas para evadir esta regulación. En RU estas obligaciones también son respecto de programas que hayan sido comisionados por el radiodifusor.

Defensor. La ley establece que los radiodifusores tendrán un defensor de las audiencias que ellos mismos eligen (259). La única función del IFT es verificar que cumplan con los requisitos para ser defensor. Bien puede pasar que el defensor sea o haya sido su representante legal –como el de la Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión-. ¿Podrá ser imparcial con sus actuales/antiguos clientes?

Código de Ética. La ley obliga a los concesionarios a tener un Código de Ética (256 últ. párr.). En este deberán expresar cuál es su misión, visión, valores y señalar qué directrices tendrán para cumplir con la ley (por ejemplo, para que los contenidos reflejen pluralidad (256 f I), contengan información nacional e internacional (231)).

Bienvenidas las controversias constitucionales de la Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal y del Senado, pero debe rechazarse la distorsión del verdadero contenido de los Lineamientos.

Print Friendly

Deja un comentario