Injusticia contra indígenas

[Publicado en Reforma el 3 de agosto de 2016]

Con mi solidaridad para Carmen Aristegui y Sergio Aguayo

La primera concesión de telecomunicaciones para comunidades indígenas autorizada por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) representa un quebranto al artículo 2º de la Constitución además de que privarán a comunidades indígenas de Oaxaca, Chiapas, Veracruz, Guerrero y Puebla de la oportunidad de contar con servicios de telecomunicaciones.

Telecomunicaciones Indígenas Comunitarias, A.C. (TIC-AC, www.redesac.org.mx) surgió a partir del proyecto ciudadano en Talea de Castro, Oaxaca, reconocido a nivel mundial por instituciones como el Massachusetts Institute of Technology (MIT) y Global Thinkers. En lugar de apoyar estos proyectos que surgen por la apatía de las autoridades como la Secretaría de Comunicaciones y Transportes de llevar telecomunicaciones a todos los rincones del país y de la falta de interés de las empresas por ser comunidades con menores recursos económicos, la mayoría de los comisionados del IFT les limitó su acceso al espectro radioeléctrico sin justificación y los obligó a sujetarse a los mismos estándares que a Telcel. ¿Es esto justo? No.

Durante 2 años con una concesión experimental TIC-AC realizó pruebas de equipos con 8 MHz, para posteriormente solicitar una concesión definitiva. Debe decirse que esos 8 MHz contrastan con 80 MHz que tiene Telcel sin proveer servicio a todas las comunidades o 15 MHz de una empresa que jamás ha prestado servicios. Desde la comodidad del escritorio el Director General de Ingeniería del Espectro y Estudios Técnicos del IFT decidió que en lugar de darles los 8 MHz, mejor sólo 4 MHz, porque como son “población desfavorecida” y los costos de los equipos terminales de 3G y 4G son costosos, mejor dejarlos con poco espectro para que puedan prestar servicios de segunda.

Omitió el IFT considerar que restringir a estas comunidades por un espectro que nadie está usando y que es hoy día la única posibilidad real de recibir servicios, limita la prestación del servicio, generará interferencias e impedirá que evolucionen tecnológicamente. Y aunque dijera el IFT que “si evolucionan” se puede evaluar darles “más” espectro, eso mismo jamás se ha impuesto a los comerciales y aunque estos no usen el espectro o desatiendan a las comunidades no pasa nada. Pero a las comunidades indígenas la “eficiencia espectral” se las aplicaron como si se tratara de la ciudad de México en la zona más cotizada. ¡El mundo al revés!

Penosa la discusión de los comisionados y la intervención del área técnica, en la que se evidencia que aunque esta dijo que cumplía a satisfacción con todos los requisitos y jamás justificara la reducción a 4 MHz, los comisionados –con el voto en contra de las comisionadas Adriana Labardini y Elena Estavillo- prefirieron decir que “guardaban espectro” para que las comunidades indígenas demuestren que hacen un uso eficiente –lo que jamás han obligado a los comerciales- y para que si “alguien más” quisiera espectro en esas zonas, lo pudieran tener.

El espectro que no se utiliza hoy, no se acumula, es un recurso perdido. Además de que si esa era su preocupación, está la figura del rescate. También dijeron que podría haber un cambio tecnológico, pero para eso también está la figura de cambio y rescate en la ley. A las comunidades indígenas se les regateó el espectro que es un bien de dominio de la Nación, sin que lo que va a guardar el IFT sirva ni para Dios, ni para el diablo.

Y por si lo anterior fuera poco, ¡les van a exigir cumplir con los estándares de calidad del Plan de Calidad de Móviles cuál si de Telcel, ATT o Telefónica se tratare! ¿Dónde estuvo la consideración del principio constitucional de tratar igual a los iguales y desigual a los desiguales? Les limitan el espectro pero les exigen prestar servicios de súper calidad. ¿Es otra injusticia más? Sí.

Kin. Felicitamos a Canal Once y Bravo Films de Patricia Arriaga por el premio recibido en su coproducción de Kin como la mejor serie de ficción en los premios de la organización internacional Televisión de América Latina. Kin demuestra que los contenidos audiovisuales para audiencias infantiles pueden ser divertidos, interesantes y producidos en México con referencia a nuestra cultura.

Print Friendly
Entrada anterior:
Entrada siguiente:

Deja un comentario