PROMTEL, ¿para qué más burocracia?

[Publicado en SDPnoticias el 1 de abril de 2016]

En el mundo al revés y a pesar de los diversos ajustes en el presupuesto de egresos de la Federación por la complicada situación económica que atraviesa México, el presidente Enrique Peña Nieto (@EPN) de la mano de los secretarios Luis Videgaray de Hacienda y Crédito Público (@LVidegaray), Ildefonso Guajardo de Economía (@ildefonsogv), Gerardo Ruiz Esparza de Comunicaciones y Transportes (@gruizesp) y Virgilio Andrade de Función Pública (@VirgilioAndrad), crearon el Organismo Promotor de Inversiones en Telecomunicaciones (Promtel).

El Promtel fue creado para (1) garantizar la instalación de la red pública compartida de telecomunicaciones y otras redes para la prestación de servicios de telecomunicaciones por sí misma, a través de terceros o mediante asociación público-privada; y (2) promover proyectos de desarrollo e inversión para el despliegue de infraestructura de telecomunicaciones y radiodifusión, aprovechando los activos con los que cuenta el Estado conforme a las políticas y lineamientos que emita la SCT.

Red Pública Compartida Mayorista. Hace casi un año en este espacio comentaba sobre el mandato constitucional que obliga a la construcción de una red pública de telecomunicaciones que debe compartir su infraestructura y vender únicamente servicios de telecomunicaciones al mayoreo a operadores de telecomunicaciones (http://bit.ly/176615w). Aunque la Constitución dice que en 2014 debía haberse iniciado la construcción de esta red pública compartida, estamos casi en el segundo trimestre de 2016 y no se le ve para cuándo. Pero eso sí, ya tenemos una estructura burocrática, adicional, con cargo a los recursos de usted y mío.

Duplicidad. El Promtel es un organismo público descentralizado con personalidad y patrimonio propios, al igual que Telecomunicaciones de México (Telecomm, @TelecomMex). Ambos organismos no sólo comparten su naturaleza jurídica y que están sectorizados a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (@SCT_mx), sino que muchas funciones son iguales como las previstas para Promtel en el artículo 3 fracciones I, II (incisos a, b y c), VI, VII, VIII, IX, X, XI, XII y XIII del Decreto de su creación y para Telecomm en el artículo 3 fracciones II (incisos c, d, e y f), III, IV, VI, VIII, IX, XI y XII.

Por si fuera poco, al revisar las facultades que tiene la SCT en la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTR), se identifica que lo que se supone que la SCT debe de hacer de acuerdo a lo resuelto por el Congreso de la Unión, ahora el Ejecutivo Federal lo transfiere al Promtel (ver artículo 9 fracciones XVI y XVII de la LFTR).

Debo decir que como Director General del Promtel nombró el presidente Peña Nieto al Ing. Fernando Borjón (@Fer_Borjon), persona de amplísima experiencia en telecomunicaciones en México y con gran exposición internacional, a quien respeto mucho profesional y personalmente. Pero haber elegido a una persona tan respetada en el sector, no puede llevarnos a evitar cuestionarnos: ¿por qué crear una nueva estructura si ya existía un organismo que es Telecomm para esas funciones o si la propia Subsecretaría de Comunicaciones dignamente a cargo de la Mtra. Mónica Aspe (@maspeb) pudo haber realizado lo mismo?

A la vieja usanza. Ignorando la importancia del servicio profesional de carrera, el Decreto que creó el Promtel establece que todos los trabajadores son de confianza. Léase: en cualquier momento y por cualquier razón, los pueden despedir. ¿Por qué todos tienen que ser de confianza? La tendencia en el mundo democrático y en la administración pública es que la regla general sea que los servidores públicos sean de carrera, para evitar que los vaivenes políticos conviertan a los servidores públicos en leales a sus jefes y no al interés público, y con la finalidad de que tengan una estabilidad en el empleo para aprovechar la experiencia que van adquiriendo. Pues nada de eso habrá en Promtel, por el contrario el artículo 17 sólo genera incentivos para quedar bien con el gobernante en turno con tal de retener el puesto. ¿Estaremos confirmando el regreso del Ancien Régime?

Print Friendly

Deja un comentario