Himno Nacional [tiempos oficiales, tiempos de Estado y tiempos fiscales]

[Publicado en Reforma el 3 de febrero de 2016]

Son constitucionales los tiempos de Estado y tiempos fiscales a cargo de concesionarios de radio y televisión según lo resuelto recientemente por la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (AR 690/2015). La Corte en su ejecutoria reconoció que los tiempos de Estado –consistentes en 30 minutos continuos o discontinuos en radio y televisión- tienen sus orígenes en 1960 cuando se expidió la hoy abrogada Ley Federal de Radio y Televisión. Por su parte, recuérdese que los tiempos fiscales tienen sus orígenes en 1968 en la ley que estableció impuestos a las concesionarios de bienes del dominio de la Nación que prestaran servicios expresamente declarados de interés público; ese impuesto fue reducido en 2002 por el entonces Presidente Vicente Fox, con el refrendo de Santiago Creel y Francisco Gil Díaz, para que los radiodifusores cumplieran su obligación con hasta 18 minutos diarios en TV y 35 minutos en radio.

Estos tiempos siempre han supuesto una carga para los radiodifusores y más cuando desde la reforma electoral de 2007, el Instituto Nacional Electoral tiene el monopolio de su administración en tiempos electorales; haciendo más difícil el cobrar de manera diferenciada los espacios según el partido/candidato, como sucedió en la polémica contienda 2006. Más allá de la resolución de la Corte, hay aspectos que merecen atención.

¿Mismo valor? No es lo mismo estar en el Canal de las Estrellas donde las tarifas publicadas por Televisa por 20 segundos a las 9pm son de $1´521,711 que en ese mismo horario en Foro TV por $51,919. Tampoco vale igual la publicidad en el mismo canal como por ejemplo un anuncio de 20 segundos en el Canal 9 en el espacio de noticias de Adela Micha cuya tarifa mínima es de $312,547 mientras que a las 6am ese mismo anuncio costaría $15,572. Así la decisión de Secretaría de Gobernación respecto a quién, qué y cuándo, es muy poderosa.

El que parte y comparte. Segob es quien por ley tiene la facultad de administrar los tiempos de Estado en radio y TV, pudiendo decidir qué dependencia, en qué medios y bajo qué criterios se dividen los tiempos oficiales. Ante la ausencia de una ley específica sobre publicidad oficial –como lo ofreció el presidente Peña Nieto al inicio de su sexenio-, son las decisiones de Segob las que en última instancia rigen. Segob utilizó la mayor parte de los tiempos de Estado, pero eso no es lo más grave, sino que Segob ha permitido que los radiodifusores reduzcan de facto dichos tiempos a través del Himno Nacional.

La Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión en su artículo 253 establece la obligación de los radiodifusores de transmitir el Himno Nacional a las 6 y 24 horas. Esta obligación es independiente y adicional a los tiempos de Estado (art. 251 y 252 LFTR) y a los tiempos fiscales. Sin embargo, para Segob y contraviniendo la ley, el Himno Nacional es parte de estos tiempos oficiales, privilegiando a los radiodifusores quienes cumplen su obligación del Himno con cargo a los tiempos de Estado. Ejemplo, del 100% de los tiempos de Estado, Segob dijo que 18.8% fueron al Himno Nacional (julio-agosto de 2015). Esto hace que se reduzcan los tiempos oficiales y con ello, cuando el gobierno requiera tiempo en radio y TV, lo tendrá que pagar con cargo al Erario. ¿Qué hace la Cámara de Diputados y el Senado para exigir una debida rendición de cuentas y que se cumpla la ley?

Caso PVEM y Chiapas. En la ciudad de México se difunde una propaganda que parece que es del gobierno de Chiapas pero después viene como del Partido Verde Ecologista de México diciendo que impulsa la eliminación del impuesto a la tenencia y otras cosas. Llama la atención porque -como tampoco se ha legislado en materia del artículo 134 de la Constitución en cuanto a promoción de servidores públicos-, este tipo de publicidad queda en un territorio gris entre lo permitido y prohibido por dicho artículo.

Multiprogramación. La ley expresamente exige que los canales de multiprogramación (p. ej., 11.1, 11.2) deben también cumplir con los tiempos de Estado. Sin embargo, nada se dice sobre si estos canales multiprogramados serán también sujetos a tiempos fiscales. La sentencia de la Corte, aunque aborda tiempos fiscales, no lo hace respecto a multiprogramación.

Atenta solicitud. La sentencia de la Corte referida en este artículo, sigue el criterio de tachar con asteriscos la información sobre las partes. Sin embargo, se solicita reconsideren su criterio, porque si una persona funge como concesionario de un servicio público y la sentencia versa precisamente sobre este o sobre el uso de bienes de dominio de la Nación, los mexicanos tenemos derecho a saber los nombres de dichos concesionarios para una mejor comprensión de los asuntos en juego.


[NOTA: Después de la publicación de este artículo, la Secretaría de Gobernación envió una aclaración pertinente a Reforma que fue publicado en el 4 de febrero de 2016, en la sección Nacional, página 11. Ver también artículo de mi autoría titulado “¿En qué le afecta a la CIRT?” publicado en Reforma el 17 de febrero de 2016]

Print Friendly

Deja un comentario