Lo bueno, lo malo y lo peor [2015 en Telecom y Radiodifusión]

[Artículo publicado en Reforma el 23 de diciembre de 2015]

2015 para el sector de telecomunicaciones y radiodifusión ha sido un año importante al marcar los inicios del nuevo marco legal. Veamos.

Lo mejor. A pesar que desde el Senado promovió una controversia constitucional contra el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) so pretexto de la portabilidad, pero con el fin evidente de minar su autonomía, la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió a favor del IFT (117/2014). Esta resolución marca un precedente para la organización del Estado mexicano y es ahora una referencia obligada del Derecho Administrativo al reconocer una facultad reglamentaria específica de los órganos constitucionales autónomos que bien puede ser aplicable a otros reguladores, habilitándolos para expedir normas de carácter general incluso en ciertos casos de manera independiente a la ley.

Lo bueno. Es de reconocerse como fruto de la reforma de telecomunicaciones que existe un ambiente más favorable a la competencia lo cual se ha traducido en mejores tarifas para los consumidores. También concluyó la primera licitación para TV abierta en la historia de México con la adjudicación de lo que será la cadena de TV nacional de Cadena Tres de Olegario Vázquez Aldir. Este grupo empresarial ha dicho que invertirá aproximadamente 10,000 mdp y tendrá una propuesta televisiva diferente.

Lo malo. De los beneficios pregonados sobre la TV digital están el que en un mismo canal se pueden transmitir simultáneamente hasta 3 diferentes señales (programación) y a esto se le conoce como multiprogramación. Si existe una regulación adecuada, la multiprogramación posibilita la existencia de más pluralidad, porque cada señal puede estar a cargo de diferentes productores. Asimismo, existe la posibilidad legal de establecer un pago al Estado por utilizar las señales multiprogramadas. El IFT optó por el camino de la no confrontación con el statu quo permitiendo que los concesionarios de TV transmitan lo que deseen en las 3 señales con lo que podrían transmitir su misma programación con una diferencia de horario, eliminando cualquier pretensión de pluralidad y sin exigir que se abrieran espacios a productores independientes, por ejemplo. Tampoco pidió que se pagará contraprestación alguna al Erario. (Ver mi texto aquí del 18.02.15).

No obstante el dispendio multimillonario para regalar TV digitales a través de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes en plena contienda electoral, muchos hogares se han quedado sin servicio de TV abierta como consecuencia del apagón analógico. ¿Quién es culpable? El Congreso de la Unión por fijar como fecha fatal el 31 de diciembre de 2015 sin una evaluación apropiada de la viabilidad, costo e impacto ambiental que eso tendría.

Lo más polémico. Sin duda lo más polémico y criticado fue la declaratoria del IFT respecto a que Televisa no es dominante en TV restringida a pesar de contar con 62% del mercado, y dominar en publicidad en TV abierta que es un mercado estrechamente relacionado con la TV de paga. A decir del IFT –como dogma de fe- a su parecer Televisa no puede fijar precios ni restringir el abasto. Existen amparos en contra de esa decisión promovidos por TV Azteca y Dish, que pondrán a prueba la escasísima argumentación de 2 páginas para justificar que se carecían de elementos de convicción para determinar a Televisa como dominante.

La cláusula Cablecom que es lo más penoso de la reforma de telecom ha permitido que Televisa continúe adquiriendo competidores suyos, sin un escrutinio previo como lo ordena la ley reglamentaria del artículo 28 de la Constitución. El contraste evidente fue cuando AT&T decidió adquirir Nextel y Iusacell/Unefon, y lejos de beneficiarse de la Cláusula Cablecom como pudo haberlo hecho, siguió el procedimiento que establece la Ley Federal de Competencia Económica para que el IFT pudiera expresar sus consideraciones en cuanto a la posible afectación a la competencia o a la concentración de frecuencias.

Lo peor. Lo peor de 2015 fue la emisión por parte de la Secretaría de Gobernación de los regresivos y discriminatorios nuevos criterios de clasificación y sus franjas horarias en perjuicio de las niñas, niños y adolescentes como se dio cuenta en este espacio (28.10.15 y 11.11.15).

Lo incierto. ¿Cuándo se cumplirá el mandato constitucional de que las sesiones del pleno del IFT sean públicas? ¿Cuándo se animará el IFT a expedir la norma técnica respecto a la reducción de la separación entre estaciones de FM que posibilitaría la existencia de más estaciones? ¿Cuándo elaborará el IFT estadísticas respecto al sector de radiodifusión equiparables a las del de telecom?

Feliz 2016. Es mi deseo para todos los habitantes de la República Mexicana y sus seres queridos que estén en otros países.

Print Friendly

Deja un comentario