Salud y tecnología [Efectos campos electromagnéticos]

[Publicado en Reforma el 5 de agosto de 2015]

Por donde vayamos, estamos inmersos en campos electromagnéticos (CEM) que no vemos, ni sentimos. Conforme la sociedad va haciéndose dependiente de la tecnología, es casi imposible no estar expuesto a estos CEM. Los CEM se generan por las redes eléctricas, los teléfonos celulares, los teléfonos inalámbricos, las computadoras, aparatos domésticos (p. ej. hornos eléctricos), las estaciones de radio, de televisión y radiobases para telefonía móvil, aparatos científicos y médicos, etcétera. Hoy está a consulta pública por parte del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) lo que podría ser la primera norma para establecer límites máximos a la exposición de CEM. ¿Qué se puede decir al respecto?

A nivel mundial se han establecido límites máximos de exposición a CEM para proteger la salud, sin embargo, las investigaciones por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y del Scientific Committee on Emerging and Newly Identified Health Risks (SCENIHR) de la Unión Europea han seguido para poder rechazar o confirmar científicamente si los CEM pueden afectar la salud o aumentar el riesgo de cáncer y otros padecimientos. La OMS ha ofrecido dar un posicionamiento más certero en 2016, pero ha adelantado que no se ha determinado que el uso de teléfonos móviles afecte la salud.

El SCENIHR, basándose en artículos de investigación, estudios epidemiológicos tanto en personas sujetas a más intensidad de los CEM y voluntarios, estudios en animales y células cultivadas, presentó en 2015 su opinión actualizada sobre la afectación a la salud por la exposición a CEM, encontrando lo siguiente:

Teléfonos móviles. No hay estudios que sustenten una afectación o cáncer de cuello, cerebro y cabeza por el uso de teléfonos móviles, pero se necesitan más estudios para concluir si existe o no una relación entre el cáncer y los CEM. Estudios sobre animales de laboratorio no han causado cáncer. El uso de teléfonos móviles cada vez mayor por niños y adolescentes requiere más investigación.

Hoy día casi todos somos usuarios de teléfonos móviles, por lo que es importante saber que éstos generan CEM sólo cuando están encendidos; la potencia se disminuye conforme alejamos el teléfono de nuestra cabeza (p. ej. usando manos libres); una buena señal de nuestro proveedor de telefonía móvil es importante porque el teléfono usa menos energía y con ello reduce la exposición a los CEM; los teléfonos inteligentes que tienen la funcionalidad de control de energía consumen menos energía y disminuyen la exposición a CEM. Con todo, una recomendación es usar menos estos teléfonos y la duración de las llamadas.

Estaciones base. A pesar del despliegue de más radiobases en la UE, la exposición a los CEM no se ha incrementado. Debe decirse que la intensidad de los CEM se reduce drásticamente conforme se aleja de la radiobase. Además donde existe una mejor cobertura de radiobases, la potencia de éstas es menor disminuyendo así la exposición a los CEM.

Alzheimer e hipersensibilidad. No se ha demostrado que los CEM incrementen el riesgo de Alzheimer, ni que la hipersensibilidad (dolor de cabeza, fatiga, mareo) que algunas personas sienten se deba a los CEM.

Redes eléctricas y leucemia. No ha sido posible establecer de manera definitiva si el que los niños estén bajo redes eléctricas de manera constante es causa del desarrollo de leucemia en ellos.

El proyecto de NOM del IFT toma referencias internacionales y parece robusto técnicamente y a nivel de métodos para la medición de los límites máximos de exposición a CEM. Sin embargo, carece de la parte que da la cara a la sociedad e incumple con el derecho a ser informados, en especial de esto que tiene relevancia para la salud. A pesar de que el proyecto dice que busca dar certeza a todos los involucrados y respuesta a las demandas ciudadanas, nada contiene para brindar información a la sociedad, ni establece la publicidad que debe darse a los reportes del cumplimiento con los límites máximos de exposición a CEM. Véase el caso de Cataluña donde la ciudadanía puede acceder a las revisiones en línea sobre la exposición que tienen sus habitantes en jardines, escuelas, plazas públicas y otros (governancaradioelectrica.gencat.cat) o el mecanismo de la UE para informar sobre los resultados de las investigaciones. Tampoco tiene la NOM un fomento a la investigación por parte de instituciones mexicanas, ni la participación de la Secretaría de Salud o de la Cofepris. Esperemos se enriquezca la NOM.

P.D. Felicitaciones al Canal del Congreso por iniciar hoy sus transmisiones en televisión abierta. La Red en Defensa de los Derechos Digitales presenta hoy su informe sobre prácticas contrarias a la neutralidad por proveedores de internet en México (r3d.mx).

Print Friendly

Deja un comentario